BLOG

¿Cómo hacer la selección correcta de Cables de Fibra Óptica?

En el mercado existen una gran diversidad de tipos de fibra óptica, cada una de estas variedades está pensada para cubrir un tipo específico de necesidad al momento de su aplicación. Al elegir el tipo de fibra que ocuparemos, se puede presentar algunas dudas, sobre todo, considerando que podemos encontrar todo tipo de cables: interiores, exteriores, multimodo, monomodo y un sin número de variables más. Para elegir de la mejor manera, es necesario tener presentes ciertos conceptos que nos ayudarán a definir cuáles son nuestras necesidades y la opción que mejor las cubre, por lo cual te presentamos algunos puntos que debes tomar en cuenta al seleccionar un cable de fibra óptica.

¿Qué ventajas obtengo de un cable fibra óptica contra el UTP?

Un cable de fibra óptica está compuesto por un grupo de hilos ópticos que van desde las 6 hasta 144 fibras (incluso más en algunos casos, dependiendo de la construcción y el requerimiento del mismo cable), a través de dicha fibra se transmiten señales de luz capaces de transportar voz, datos o video dependiendo de la aplicación, longitud de onda de la fibra y la calidad del cable. Algunos cables, incluso pueden contener hilos de aramida, para dar resistencia a la tracción o protección a las fibras interiores. 

Debido a su capacidad de transferencia y su diámetro significativamente menor, la fibra óptica es una opción que ofrece más alternativas y ventajas que los cables UTP o Coaxiales, los cuales al estar compuestos de cobre o en su defecto de aleación de cobre y aluminio, son más pesados y con una capacidad de transferencia menor. De igual manera, la resistencia que ofrece el material óptico es mejor, generando menos atenuación y facilitando el envío de datos por distancias extremadamente largas, permitiendo así, una comunicación constante sin requerir de repetidores.

Ventajas:

¿Qué tipo de fibra me conviene más?

El cable puede estar constituido de dos tipos de fibra, ya sea Fibra Multimodo (multimode o MM) o Fibra Monomodo (singlemode o SM), cada una con diferentes capacidades de transmisión, lo cual no significa que una sea mejor que la otra, sino que se pueden aprovechar en diferentes circunstancias. Por ejemplo, la fibra multimodo, como su nombre lo indica, tiene varios modos de propagación de luz y no todos ellos llegan al mismo tiempo, por lo cual es comúnmente usada en instalaciones de corta distancia, menores a 2 Km; está adaptada para usos en sistemas LAN y para videovigilancia. 


En cambio, la Fibra Monomodo, por su especial diseño, puede guiar y transmitir un sólo modo de luz (un modo de propagación), lo que la hace ideal para aplicaciones de larga distancia o anchos de banda extremamente amplios, puede usarse en CATV, redes troncales, enlaces de larga distancia, etc. Permite alcanzar grandes distancias de hasta 40km con una transmisión de 10G.


A continuación, te presentamos algunas soluciones efectivas: