Biblioteca Técnica / Noticias


Altán gana Red Compartida; promete operar en 2018

El Consorcio Altán, un grupo integrado por una decena empresas constituido entre fondos de inversión como Morgan Stanley y operadores del sector como Axtel y Megacable reconocidos por el público masivo, ganó el contrato para construir, operar y actualizar durante 20 años el proyecto de servicios móviles mayoristas conocido como la Red Compartida, uno que también pretende mejorar otras prestaciones sociales como servicios de seguridad nacional, telemedicina y educación a distancia.Altán ganó el concurso público internacional identificado con el folio APP-009000896-E1-2016, porque a análisis de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) dio cumplimiento a los parámetros técnicos de cobertura y económicos necesarios para desplegar esta red que se levantará sobre el espectro de los 700 MHz, un par de hilos de fibra óptica de la CFE, más una inversión estimada en 7,500 millones de dólares para desplegar alrededor de 10,000 radiobases y otros elementos de infraestructura a lo largo del país.


El Consorcio Altán, cuyo socio Morgan Stanley Infrastructure tiene el 33.38% de la participación accionaria, tiene hasta el sábado 31 de marzo del 2018 para ofrecer servicios a través de la Red Compartida.

El consorcio demostró a la SCT contar la liquidez de cuando menos el 30% de los recursos para iniciar inmediatamente con la construcción de la red y presentó también otros documentos que amparan el respaldo de instituciones financieras para continuar con el proyecto, así como su capacidad para cumplir con esos compromisos financieros una vez que sean contratados.

En materia de cobertura, el otro requisito exigido por la SCT, Altán prometió cubrir el 92.2% del terrario mexicano habitado, siete puntos sobre lo mínimo requerido por el gobierno.

Altán prometió una cobertura del 30% del territorio para el 31 de marzo del 2018 y 25% de los Pueblos Mágicos; cobertura del 50% del territorio para el tercer aniversario de la firma del contrato y el 50% de esos destinos cubiertos para la misma fecha. Una cobertura del 70% de la población al cuarto aniversario del contrato; del 85% de la población al quinto aniversario y todos los Pueblos Mágicos cubiertos, y el 92.2% del territorio habitado al séptimo aniversario de la firma del contrato de asociación público-privado.

“El 20 de octubre el Consorcio Altán entregó en tiempo y forma su propuesta. El 4 de noviembre la oferta económica de Altán fue determinada como solvente y el día de hoy, la oferta económica que incluye los requerimientos de cobertura poblacional ha sido declarada como solvente. Se emite el fallo correspondiente declarando al Consorcio Altán como ganador del concurso para la adjudicación de un proyecto para la instalación y operación de una red pública de telecomunicaciones. Dado lo anterior, se notifica al Consorcio Altán a través de este acto a su representante legal. Muchas felicidades”, dijo el funcionario de la SCT que condujo la conferencia en la mañana del jueves en un auditorio de esa dependencia.

En respuesta, el empresario español Eugenio Galdón, líder del Consorcio Altán, expresó: “Queremos expresar nuestra satisfacción por haber ganado este competitivo y difícil recurso, y quiero manifestar mi compromiso con un proyecto que viene a transformar las telecomunicaciones de México. Creemos que tenemos la capacidad técnica, como financiera para acometer al día siguiente que firmemos el contrato las inversiones. Nos tendrán trabajando en las calles con un proyecto que ayude a transformar este país”.

De esta manera, el proyecto más importante del sexenio en materia de telecomunicaciones e insignia de la reforma estructural del sector cierra 23 meses de incertidumbre en los que fue cuestionada su viabilidad ante factores principalmente económico-financieros y de interés de los inversionistas.

Ahora, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene diez días hábiles para notificar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), para que esta dependencia entregue al Consorcio Altán el título de concesión que le permita explotar los 90 MHz de espectro liberados en la banda de los 700 MHz para empezar con el despliegue de su red e inmediatamente se prosiga con la firma del contrato de Asociación Pública-Privado (APP) entre las partes, en la que también se involucrará el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), que en la práctica vigilará que Altán haga cumplimiento de sus compromisos.

La adjudicación al Consorcio Altán fue celebrada por los analistas de la industria, que ven en este hecho una posibilidad real de llevar más y mejores servicios de telecomunicaciones a los mexicanos aún desconectados.

La Red compartida es la única alternativa en la ley para generar cobertura en áreas rurales a ritmos acelerados. La cobertura de crecimiento orgánico no es la solución. El nivel de eficiencia en el despliegue de infraestructura es directamente proporcional al beneficio de los marginados digitales”, declaró Jorge Fernando Negrete, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Pero tanto la SCT, como Altán no deben minimizar el factor Rivada Networks, el otro competidor que fue descalificado del concurso licitatorio y que aún tiene la posibilidad legal de presentar un juicio de nulidad contra el fallo final de la Secretaría de Comunicaciones, regresando a la incertidumbre al proyecto.

“Esta es una buena noticia. Pero preocupan dos cosas: La posible impugnación de Rivada al proceso, ahora que ya se emitió el fallo, aunque lo prudente sería dejar las cosas en paz, debido a que Altán cumple ampliamente con las expectativas señaladas en las bases. El otro punto es Altán, pues promete un rápido despliegue de infraestructura, particularmente a través de radiobases y entonces se enfrentará a una gestión municipal engorrosa”, dijo Agustín Ramírez, abogado especialista del bufete Ouraboros.

Rivada Networks no tardó en responder esta mañana. Apenas al conocer el fallo de la SCT, la compañía presumió contar con los elementos que demostrarían posibles beneficios del gobierno mexicano hacia el Consorcio Altán.

“Tenemos información sólida de dos fuentes sobre esa posición (del gobierno mexicano). No hacemos estas denuncias sin conocimiento de causa. El plan de cobertura de Rivada es significativamente mayor. El pueblo de México recibe un trato injusto. Es triste”, escribió en Twitter el CEO de Rivada Networks, Declan Ganley.

Este tipo de declaraciones de Rivada y su director general han animado a Altán a evaluar la presentación de una demanda en su contra, según comunicado enviado por el consorcio a los medios en la noche de ayer.

Rivada ha puesto en duda el proceso por una falta propia, al no cumplir en tiempo y forma con las garantías económicas. Error elemental en una subasta pública. La Red no puede detenerse ahora”, defendió Jorge Negrete, de la Amedi.

Pese al fantasma de la demanda de Rivada Networks y sus declaraciones, el gobierno mexicano ve más posible su sueño de mirar al final de su mandato a una red que cubra cuando menos el 92% del territorio nacional, al 98% de los mexicanos; que disminuya en 50% los precios mayoristas, que hará realidad la intención de la reforma al sector de que el 70% de los hogares del país cuenten con un servicio de Internet de banda ancha y también, que las tarifas disminuyan hasta en un 45% para después del año 2018, en comparación con el año 2015.

En Latinoamérica muchos países están observando a México. La red nos ofrece un reto que, de superarlo, nos pondrá a la vanguardia en proyectos de servicio universal. Un logro, que de concretarse, sería un gran cierre del sexenio de Enrique Peña Nieto y del Pacto por México”, recordó Karina Martínez, abogada especialista en telecomunicaciones.

Sandra Rodríguez, directora del despacho Jurídica en Telecomunicaciones, platicó que el hecho de que una sola propuesta haya llegado hasta el final del proceso no permitió conocer otras ofertas de los interesados: “Contar con una única postura técnica se perdió la posibilidad de valorar los proyectos que harían de este proceso un concurso más consistente y en beneficio de los mexicanos”.

El Consorcio Altán tiene ahora la misión de que en la práctica los mexicanos perciban en sus teléfonos y demás dispositivos móviles una bajada de servicios sobre los 4 Megabits y subida de información de al menos 1 Megabit de velocidad.

No todo es un sueño dorado para la Red Compartida, dijo Alejandro Mayagoitia, presidente de la Asociación Nacional de Servicios Inalámbricos de Telecomunicaciones (Ansitel). Aún queda por definirse qué tanta participación tendrá en realidad la banca de desarrollo en el proyecto, como para que pueda quedar en riesgo su operación en momentos de coyuntura económica o política.

Por ahora, conforme lo prometido por Altán, se advierten garantías de que los mexicanos tendrán un acceso pleno a las tecnologías de la información y las comunicaciones, enfatizó Jorge Bravo, director editorial en Mediatelecom Policy & Law:

La Red Compartida es un proyecto de alto riesgo financiero y tecnológico, pero encontró inversionistas y un modelo de negocio. Lo más importante es que tiene un objetivo social: que es conectar a los desconectados, allí donde los operadores no han invertido lo suficiente. La cobertura de 92.2% permitirá garantizar el derecho de acceso a las TIC y la banda ancha en seis años. De resultar exitoso, el proyecto instalará más redes de banda ancha, que es la infraestructura del siglo XXI; detonará crecimiento económico, empleo y nuevos servicios de comunicaciones. La reforma de telecomunicaciones será la única de las reformas estructurales que destacará al gobierno de Enrique Peña Nieto”.

Escrito por: susana, el: 2016-11-25 10:13:37 | Volver
     Comentarios:

Los precios, especificaciones e imágenes están sujetas a cambio sin previo aviso. Los precios del catálogo sirven de referencia para el usuario, por lo tanto antes de hacer su orden de compra solicite a su ejecutivo de cuenta la cotización correspondiente. Prohibida su reproducción parcial o total del contenido de este sitio sin previa autorización por escrito de Fibremex S.A. de C.V.