Biblioteca Técnica / Noticias


La Fibra Óptica en la Medicina

La utilización de fibra óptica dentro de la medicina no es algo reciente. Ya en 1957 comenzaron a producirse los primeros endoscopios de fibra óptica. Sin embargo, esta relación ha avanzado mucho desde entonces. Gracias a las características de la fibra óptica, su reducido tamaño, su flexibilidad y su capacidad de transmitir pulsos de luz, se han desarrollado aplicaciones médicas para la fibra óptica tanto en el diagnóstico, la monitorización y el tratamiento de los pacientes. Los primeros endoscopios de fibra óptica, abrieron una gran posibilidad para la exploración no invasiva del cuerpo. De estos primeros aparatos descienden una amplia gama de dispositivos como laparoscopios, laringoscopios, gastroscopios y otros que utilizan los orificios naturales del cuerpo, sin embargo, en la actualidad se utilizan fibras de un tamaño inferior a los 250 μm, que se introducen al cuerpo del paciente por pequeñas incisiones, agujas hipodérmicas o catéteres, y que exploran el organismo por medio de sus canales internos naturales.


Gracias a la capacidad de la fibra para llegar a zonas específicas del cuerpo, se puede utilizar en combinación con sensores para monitorear diversos parámetros en varios puntos del organismo de manera simultánea. La fibra óptica no genera interferencia con otros aparatos médicos y de la misma forma, es inmune a la interferencia electromagnética generada por otros aparatos.

Los sensores físicos pueden medir una variedad de factores como la temperatura corporal y la presión sanguínea, mientras que los sensores de imagen, permiten desde la observación interna del organismo, hasta pruebas más complejas como la tomografía de coherencia óptica. Otro tipo de sensores son los químicos, que utilizan la fluorescencia, la espectroscopía y otras técnicas para identificar la presencia de diversas sustancias químicas y variables metabólicas. Toda la información arrojada por los sensores, puede servir tanto para el diagnóstico como para el monitoreo del paciente.

Por último, una técnica desarrollada por un equipo de investigadores de la Universidad de St. Andrew, utiliza fibra óptica biodegradable y luz (en lugar de suturas tradicionales) para cerrar heridas. La técnica es conocida como Photochemical Tissue Bonding o Unión Fotoquímica de Tejidos y, aunque hasta el momento sólo se había utilizado para curar heridas superficiales, la fibra óptica permitirá acceder a tejidos profundos dañados para sanarlos. La técnica consiste en aplicar una sustancia fotosensible en el área afectada, unir los tejidos y exponerlos a la radiación de luz para activar una reacción química que cerrará la herida. Una ventaja adicional de esta técnica, además de alcanzar heridas internas por medio de catéteres, es que la fibra óptica biodegradable puede ser absorbida por el organismo.

Escrito por: susana, el: 2016-11-22 16:17:59 | Volver
     Comentarios:

Los precios, especificaciones e imágenes están sujetas a cambio sin previo aviso. Los precios del catálogo sirven de referencia para el usuario, por lo tanto antes de hacer su orden de compra solicite a su ejecutivo de cuenta la cotización correspondiente. Prohibida su reproducción parcial o total del contenido de este sitio sin previa autorización por escrito de Fibremex S.A. de C.V.