Biblioteca Técnica / Noticias


Fibra Óptica Submarina

Gracias a la proliferación de redes inalámbricas disponibles tanto en sitios públicos como privados, la idea de que el mundo a gran escala también está conectado por redes de este tipo, se ha posicionado con mucha fuerza en la mente de la población en general. El hecho es que, teóricamente, sería posible proveer estos servicios a escala global por medio de señales satelitales, sin embargo, la velocidad de los servicios sería notablemente más lenta. En la actualidad, las redes submarinas son la columna vertebral de las telecomunicaciones a escala global, sin ellas resultaría muy difícil poder hacer una videollamada entre México y Japón, recibir un correo electrónico de nuestros socios en Europa e incluso, subir fotos de nuestras vacaciones en el Caribe a todas nuestras redes sociales. El único continente desconectado de la red global de fibra óptica submarina, es la Antártica, su comunicación depende únicamente de señales satelitales, lo que dificulta el contacto con los científicos e investigadores situados en aquel extremo del planeta.


Por medio de un cable submarino, en 1850 se envió el primer telegrama entre Estados Unidos e Inglaterra, que tardó alrededor de 17 horas en cruzar el océano y llegar a su destino. Desde entonces, hemos avanzado un buen tramo en términos de velocidad y capacidad de transmisión. Hoy en día el 99% de las comunicaciones digitales transoceánicas corren por medio de fibra óptica submarina y hoy en día, la información viaja de un extremo al otro del globo en cuestión de segundos. Es decir, el 99% de las llamadas telefónicas, las videoconferencias, los correos electrónicos, los sitios web y las redes sociales, dependen de la fibra óptica que cruza el océano.

Instalar fibra óptica submarina implica trabajar con cables de cientos de miles de kilómetros de largo, algunos tan gruesos como un brazo humano y otros tan delgados como un dedo. Los instaladores de fibra óptica submarina deben de asegurarse de que los cables no afecten el ecosistema, es decir, que los cables sean instalados en secciones llanas y desnudas, sobre todo, libres de arrecifes de coral. La instalación de un solo cable de fibra óptica a través del océano, puede costar cientos de millones de dólares, por no mencionar los costos adicionales que provocan los desastres naturales, las anclas de los botes e incluso, la fauna. Es un trabajo lento, costoso y de gran dificultad, pero que es vital para la sociedad.

Escrito por: susana, el: 2016-11-22 14:08:51 | Volver
     Comentarios:

Los precios, especificaciones e imágenes están sujetas a cambio sin previo aviso. Los precios del catálogo sirven de referencia para el usuario, por lo tanto antes de hacer su orden de compra solicite a su ejecutivo de cuenta la cotización correspondiente. Prohibida su reproducción parcial o total del contenido de este sitio sin previa autorización por escrito de Fibremex S.A. de C.V.