Biblioteca Técnica / Noticias

Telecomunicaciones Conspiración digital

telecomunicacionesUn señor de Tijuana irrumpió la noche del 28 de mayo en el Hotel Camino Real, donde los funcionarios de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) se reunieron para decretar el primer “apagón analógico” de las señales televisivas en México y América Latina:
El personal de seguridad lo dejó entrar, mientras algunos reporteros locales y cámaras de televisión lo grabaron.
La escalada de furia contra la medida anunciada por la Cofetel desde octubre de 2012 comenzó a tomar tintes no sólo de molestia ciudadana, sino de guerra electoral -en plena campaña por la Gubernatura de Baja California-, de una nada velada ofensiva de las dos principales televisoras del País, Televisa y TV Azteca, contra el primero de varios “apagones” escalonados en las ciudades de la frontera norte del País, y de una disputa al interior del Gobierno federal entre el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, y el subsecretario Ignacio Peralta, este último apoyado por el titular de Hacienda, Luis Videgaray.


En medio de esta disputa, el presidente Enrique Peña Nieto giró “instrucciones” a la SCT para resolver el descontento, y la Comisión de Radio y Televisión del Instituto Federal Electoral le solicitó a la Cofetel posponer el “apagón” analógico hasta después del proceso electoral estatal, que se realizará el 7 de julio próximo.

La molestia de las televisoras no es para menos. El “apagón analógico” obligará a las empresas de Emilio Azcárraga y de Ricardo Salinas Pliego a entregar el espectro sobrante de la banda 700 Mhz, la auténtica “mina de oro” de las telecomunicaciones.

Tan sólo en Tijuana, el “apagón” liberó 48 Mhz de la banda 700 Mhz (suficientes para seis canales de televisión actuales) que podrían ser usados para servicios de telecomunicaciones, según informó Fernando Borjón, jefe de la Unidad de Sistemas de Radio y Televisión de la Cofetel.

Los canales 6, 12 y 57 (propiedad de Televisa), el 21 y el 27 (de TV Azteca), más el 33, 45, 3 y 27 de Tijuana, dejaron de transmitir en señal analógica. Según la Cofetel, 93% de los hogares ya contaba con un decodificador para ver la televisión en señal digital, sólo faltaba 7%, alrededor de 200 mil telehogares. Otros cálculos, filtrados a la prensa local, indicaban que la cifra era superior a 14%.

El 29 de mayo, en un acto organizado por la Cámara Nacional de la Industria de la Televisión por Cable (Canitec), el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, escuchó las quejas de los integrantes de ese organismo vinculado a los intereses de Televisa.

El líder de esa cámara, Alejandro Puente -quien se ha reelegido desde 2003- calificó el apagón como “un desastre” por “la falta de organización de la Cofetel” y pidió la renuncia de Mony de Swaan.

En respuesta a esas protestas y “por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto”, Gerardo Ruiz Esparza instaló al día siguiente, el 30 de mayo, en Tijuana una “ventanilla de atención para usuarios que aún no cuentan con decodificador para recibir la señal digital en sus televisores” y le solicitó a la Cofetel la suspensión del “apagón analógico” hasta después del 7 de julio, fecha en que habrá votaciones en Baja California.

Las presiones vencieron. La noche del viernes 31 de mayo, el pleno de la Cofetel decidió posponer para el 18 de julio el “apagón analógico” en Tijuana, en respuesta a la solicitud del IFE; también resolvió liberar 15 millones de pesos para “atender a las familias de escasos recursos que aquí aún no cuentan con el equipo” para ver televisión digital.

En respuesta a las televisoras, el pleno de la Cofetel informó que el calendario de “apagones digitales” no se modifica y que el Comité del Fideicomiso del Fondo de Cobertura Social de Telecom (Foncos) resolvió destinar mil 448 millones de pesos a las siguientes etapas para la liberación de la banda 700 Mhz en Monterrey, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Mexicali y Reynosa.

También estableció el 17 de junio como fecha límite “para que los concesionarios y permisionarios informen a esta comisión el canal que reintegrarán una vez que concluya la transición analógica en dicha localidad”.

Una “maniobra de las televisoras” La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) emitió un comunicado para alertar que los bloqueos y la petición del IFE para diferir el apagón analógico en Tijuana forman parte de “maniobras de las empresas mediáticas” que se oponen a esta medida.

“Es conocida la resistencia de las principales televisoras para la transición a la televisión digital terrestre porque ello las obliga a devolver los canales espejo y se comienza en nuestro País una innovación indispensable para empezar a generar las condiciones para una mayor competencia en la televisión, en la medida en que la digitalización permitirá que entren nuevos actores”, argumentó la Amedi en un comunicado.

La asociación subrayó que la oposición de Televisa y de TV Azteca mediante amparos y diferentes estrategias “obedece a la defensa de sus intereses para evitar la competencia, por lo que han desatado una campaña mediática” contra la Cofetel, “magnificando las protestas de algunos ciudadanos y las declaraciones del Presidente Municipal”.

La Amedi califica como “sorprendente” que el Comité de Radio y Televisión del IFE, integrado por los consejeros Lorenzo Córdova, Benito Nacif y Marco Antonio Baños, haya solicitado que el “apagón analógico” se difiriera.

–El acuerdo original del 2 de julio de 2004, durante el Gobierno de Vicente Fox, benefició a las televisoras porque el Gobierno refrendó las concesiones de televisión hasta el 31 de diciembre de 2021, es decir, 17 años más, a cambio de que aceptaran los plazos para el “apagón analógico” estipulados en seis periodos que culminaban en 2021.

Las televisoras salieron beneficiadas porque también “el Gobierno federal otorgó y ha seguido otorgando a cada uno de los concesionarios y permisionarios un canal adicional para las transmisiones digitales”. A éstos se les conoce como “canales espejos”. El acuerdo original es que las televisoras devuelvan al Estado los canales analógicos originales.

La Amedi también se pronunció en contra de la multiprogramación. En un comunicado del 12 de septiembre de 2011 la agrupación expresó que “la multiprogramación constituye un obsequio de fin de sexenio al duopolio televisivo”. Y ejemplificó: Televisa opera dos canales nacionales y otros tantos regionales. Con la multiprogramación podrá tener 16 o más con el mismo modelo de programación comercial. TV Azteca, en lugar de sus dos canales nacionales, podrá explotar más de 8 señales.

En síntesis, las televisoras no quieren perder en ninguno de los escenarios. Sosa Plata concluye: “La falta de políticas públicas en esta materia, las diferencias partidistas y políticas en el Congreso de la Unión, la presión de las principales televisoras para que la transición analógico-digital se lleve a cabo bajo su agenda, entre otros factores, han contribuido a que la TDT camine a paso lento y la estructura de alta concentración de frecuencias en pocas manos -con sus efectos negativos en competencia y en la calidad, diversidad y pluralidad de contenidos- no tenga cambios relevantes”.

Escrito por: susana, el: 2013-06-07 13:39:46 | Volver
     Comentarios:

Los precios, especificaciones e imágenes están sujetas a cambio sin previo aviso. Los precios del catálogo sirven de referencia para el usuario, por lo tanto antes de hacer su orden de compra solicite a su ejecutivo de cuenta la cotización correspondiente. Prohibida su reproducción parcial o total del contenido de este sitio sin previa autorización por escrito de Fibremex S.A. de C.V.

Top