Biblioteca Técnica / Noticias


2017, el año definitivo de la consolidación en telecomunicaciones

El año 2017 será el de la consolidación definitiva del mercado español de las telecomunicaciones, una vez que se cierre la integración de los cableros del norte, un movimiento que lleva años prometiéndose y que, esta vez sí, parece que va a llevarse a cabo. En el sector se da por hecho que los movimientos llevados a cabo por Euskaltel y Zegona, dueños de Telecable, apuntan a que se cerrará un acuerdo en breve plazo. Hay muchas pistas, como el que Movistar se prestase a ofrecer a los asturianos un acuerdo ventajosísimo de operador móvil virtual. Probablemente lo hayan hecho pensando que después podrán utilizarlo como caballo de Troya para intentar quedarse con el acuerdo mayorista para todo el norte, sustituyendo a Orange como socio preferencial de vascos y gallegos.


El mayor obstáculo es el de siempre: Kutxa y la batalla entre quienes ven Euskaltel como un negocio y quienes lo ven como una mera herramienta política.

Los fondos en Euskaltel están, básicamente, desesperados por socios menos empeñados en resaltar el componente político de la cablera, reforzado desde la salida de Fernando Ojeda como consejero delegado y el fortalecimiento en la presidencia de Alberto García Erauzkin, habitual del entorno del PNV.

La idea de que el grupo resultante expanda su huella es atractiva para todos y existen varias opciones sobre la mesa para hacerlo. ¿Cómo no desear poner en marcha un coloso con 750 millones de facturación y un ebitda de 360 millones? Le convertiría sin discusión en el cuarto operador español, si nos atenemos a los resultados económicos.

Pero si alguien piensa que Euskaltel va a comprar Telecable sin más, no conoce a Zegona. Los ingleses no están dispuestos a vender si no es por la posibilidad de ser importantes en el nuevo grupo. Teniendo en cuenta que esta sociedad de inversión nace básicamente para buscar grandes oportunidades en Europa y aprovecharlas, la opción de retirarse sin más no está sobre la mesa. No van a vender, van a cambiar cromos. 

Lo que se negocia en todo esto, paradójicamente, tiene mucho menos que ver con el aspecto de negocio, tan obvio que asusta, como con el “alma” de la compañía. Y aquí veremos concesiones por ambas partes. Casi con total seguridad, veremos la sede social del grupo en País Vasco y a Erauzkin como presidente. Incluso es probable que mantengan a Francisco Arteche como CEO. Pero tienen que existir contrapartidas.

En el terreno de la especulación más salvaje, no sería descabellado que el nuevo grupo mantuviese las marcas tradicionales en sus regiones de siempre pero que también lanzase una nueva marca con la que operar en otros territorios. Con un acuerdo de OMV para la parte móvil y o bien desplegando fibra o bien alquilando la de Telefónica en la parte fija en otras regiones. Sería una forma de mantener el corazón vasco sin someter todo el proyecto a la política local.

Escrito por: susana, el: 2017-01-05 13:53:10 | Volver
     Comentarios:

Los precios, especificaciones e imágenes están sujetas a cambio sin previo aviso. Los precios del catálogo sirven de referencia para el usuario, por lo tanto antes de hacer su orden de compra solicite a su ejecutivo de cuenta la cotización correspondiente. Prohibida su reproducción parcial o total del contenido de este sitio sin previa autorización por escrito de Fibremex S.A. de C.V.