Biblioteca Técnica / Noticias


¿Debe el IFT limitar a Telcel en la banda del 2.5?

América Móvil quiere que su filial Telcel explote en servicios 4G LTE las frecuencias de MVS que eran para TV restringida. Son 82 títulos de concesión que amparan una cobertura de al menos 23 estados de la República donde Telcel crecería en territorio, un hecho que despierta dudas sobre el bienestar de la competencia en el mercado móvil mexicano. El escueto comunicado de América Móvil que perfila el ingreso de Telcel a la banda de los 2.5 Gigahercios de la mano de MVS y por la vía del mercado secundario de espectro para aprovecharla por primera vez en servicios móviles 4G LTE y las tecnologías que vengan, despierta nuevas dudas sobre el futuro de una banda de frecuencias que desde el año 2012 ha estado envuelta en la polémica.


Por un lado, el hecho de que Telcel quiera explotar la banda del 2.5 perteneciente a MVS significa hacer un uso eficiente de ese espectro al intentar sacarlo de la ociosidad; porque también detonará inversiones en su explotación, presionará a la autoridad a poner en disponibilidad del mercado más de esas mismas señales y porque beneficiará al consumidor con una mejor calidad de los servicios de nueva generación que recibe, coincidieron las firmas de análisis Telconomia, Mediatelecom y Entuizer.

En otro aspecto, sin embargo, el regulador debe atajar una acumulación de espectro en un mismo operador que impacte de manera negativa a la competencia en la telefonía móvil, más cuando se trata del actor sobre el que pesan una serie de regulaciones asimétricas como resultado de su excesiva participación de mercado, argumentó el Idet.

Pero si el gobierno impone algún tipo de parámetro regulatorio a Telcel que acote su participación en futuras licitaciones de espectro en la banda del 2.5, tendría que fundamentar sólidos argumentos para no caer en políticas que después resulten contraproducentes para la industria, estimó Oxford Competition Economics.

Por ahora, no habría razonamiento firme para que el gobierno rechace la entrada de Telcel a la banda de los 2.5 GHz, pues la figura legal del intercambio y arrendamiento de frecuencias vía el mercado secundario ya fue utilizado por Telefónica y AT&T a finales del 2015 en otra banda y ésta última no hace mucho que también se convirtió en una fuerte tenedora de señales de espectro luego de la concentración de Nextel con Iusacell-Unefon, lo que abrió la puerta para que Telcel pudiera ir por más señales en la reciente licitación de espectro AWS, refirió el ITAM.

América Móvil acordó el lunes con MVS Comunicaciones, que su filial Telcel explotará los 60 MHz de espectro que MVS posee en la banda de los 2.5 GHz, si consigue la autorización del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El regulador aún no se ha pronunciado oficialmente sobre el acuerdo con comunicado, pero muy pronto tendrá que decidir sobre el mismo y también por el futuro de los otros 130 Megahertz que el gobierno ya había recuperado en el mismo espectro en septiembre del 2013.

Cualquier afirmación anterior a la decisión del IFT sobre el convenio MVS-AMX puede sonar a especulación, insistieron los especialistas consultados, ya que el comunicado de América Móvil enviado a sus inversionistas no explica más sobre montos económicos, plazos de explotación de espectro o zonas de cobertura de las señales de MVS en el 2.5. Sólo cita “una adquisición indirecta” de los 60 MHz por Telcel a MVS.

La industria espera impaciente que el regulador defina las fechas y mecanismos de licitación de los 130 MHz de espectro que el Estado aún mantiene en su poder en esa banda, pues el IFT postergó un año más el concurso de esas señales sabiendo que AT&T y Movistar quieren competir por ella, y ahora Telcel sería el único de los tres grandes operadores móviles en llegar por otra vía al 2.5.

“El IFT debe considerar que al aprobar esta adquisición indirecta de espectro, el preponderante -AMX- no sólo sería el único operador de frecuencias en la banda de 2.5 GHz, sino que estaría imponiendo una barrera para el establecimiento de condiciones de oferta de banda ancha móvil similares para los operadores competidores, al postergar para el próximo año la adjudicación por la vía de licitación de 130 MHz de la banda referida”, informó el Idet.

“Con esta transacción, el operador preponderante pasaría a contar con más de la mitad, 51%, de las frecuencias adjudicadas para la oferta de servicios de telecomunicaciones móviles. En otras palabras, además de superar los criterios de la determinación de agente económico preponderante por detentar más del 50% del sector telecomunicaciones, el IFT también le permitiría rebasar la barrera de 50% en la acumulación de la totalidad del espectro disponible para toda la industria”, externó en un informe el Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones.

Habría que conocerse también qué tanto MVS cumplió con su misión de adecuar sus posibilidades legales en el 2.5 para fincar desde esas frecuencias una red de servicios móviles, como prometió en septiembre de 2013 a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que construiría a más tardar el 31 de diciembre del 2016 sobre sus 60 MHz, de lo contrario, el gobierno también tendría la oportunidad de recuperar ese espectro para re-adjudicar toda la banda que en total se compone de 190 MHz de señales.

Aparte, el IFT es el que debe definir caso por caso qué actor podría ingresar a nuevas subastas de espectro y bajo qué condiciones, dijeron Oxford Competition Economics y Telconomia.

Lo que es posible que el IFT evalué a MVS para darle luz verde a su acuerdo con AMX, es si el espectro será utilizado para servicios de banda ancha móvil y si MVS se acercó con tiempo a la autoridad para solicitar el título de concesión única que le permitirá ofrecer servicios móviles sobre los 60 MHz aún en su poder. “Estos dos aspectos, muy probablemente, estarán en la revisión del IFT, pero habrá que esperar a los criterios finales del regulador”, dijo Jesús Romo de la Cruz, director de Telconomia.

La cuestión no es tanto si el Instituto Federal de Telecomunicaciones avalará o no el acuerdo entre MVS y América Móvil, sino si permitirá a ésta participar posteriormente en la licitación del resto de la banda del 2.5, bajo qué términos y con posibles nuevos interesados como el Consorcio Altán que operará la Red Compartida.

“No parece evidente que el IFT le imponga una restricción para participar en una futura licitación de los 130 MHz restantes en esa banda. La razón es que una evaluación del grado de acumulación de espectro para servicios móviles debe comprender no sólo los derechos de uso en el 2.5 GHz, sino también los derechos de uso en otras bandas. Es decir, la evaluación de qué tanto espectro posee América Móvil no debe evaluarse sólo respecto a su tenencia en 2.5 GHz, sino también sobre otras bandas de frecuencias que forman parte del mismo mercado relevante”, explicó Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics.

Más allá de pensar en acotaciones para Telcel en el 2.5, el IFT puede evaluar que el interés de otros operadores por el resto de la banda crecerá.

“De aprobarse el acuerdo Telcel-MVS, significaría una mayor presión para el regulador por licitar los 130 MHz restantes. Esto sería muy benéfico, porque el espectro es un bien limitado y es saludable que lo veamos en uso para que se traduzca en un beneficio para los usuarios”, expuso Fabiola Peña, especialista en Entuizer.

“Después de la acumulación que tuvo AT&T con la compra y consolidación de Iusacell y Nextel, ahora no procedería una limitante de espectro (a Telcel)”, platicó Ramiro Tovar Landa, experto en telecomunicaciones del ITAM. “En lugar de límites, el IFT debe acelerar la licitación de ese remanente y Telefónica y AT&T pueden acceder pronto al 2.5, dado que restan 130 MHz a ser licitados. El límite a la tenencia de espectro no es relevante para regular tamaños, lo que se hizo en la licitación de 2010 al limitar participación fue dejar bloques ociosos y que corrigió el IFT con la licitación de AWS”.

El Registro Público de Concesiones del IFT deja ver que con las frecuencias de MVS, Telcel no llegaría a todo el territorio nacional a través de la banda de los 2.5 GHz, aunque sí a las plazas urbanas más importantes de la República y donde esta banda puede ser mejor aprovechada dada su naturaleza para la capacidad de transporte de datos.

La página del RPC informa que MVS Comunicaciones posee 82 títulos de concesión en la banda del 2.5, con los que puede dar cobertura plena en 23 estados de la federación y que la mayoría de esos permisos vencen en octubre del año 2028.

El resto de las concesiones en esa banda están en manos de otros empresarios a los que también les fueron renovados sus permisos por la SCT en 2013 o son los títulos que amparan la tenencia del resto del espectro que el Estado recuperó en ese mismo año.

De acuerdo con los consultados, el IFT debe evaluar que más espectro en ocupación mejorará la calidad del servicio que recibe el usuario y aumentará “el apetito” del resto de los operadores involucrados y otros nuevos por las demás frecuencias en la banda del 2.5, lo que al final debería mejorar la conectividad de los mexicanos.

“La decisión del IFT si aprueba o no la adquisición de los 60 MHz de espectro ocurrirá antes de la licitación de los 130 MHz que siguen pendientes y sólo entonces América Móvil decidirá participar en la licitación. Los 130 MHz a licitar son suficientes para que las tres operadoras establecidas obtengan espectro en la banda de 2.5 GHz”, argumentó Jorge Bravo, analista en Mediatelecom Policy & Law. “Es la autoridad la que está demorando el desarrollo del sector. ¿60 MHz es mucho para Telcel? Era mucho para MVS sin un solo suscriptor y es suficiente para Telcel con más 70 millones de clientes y un consumo creciendo de datos móviles”.

“La (próxima) subasta contemplaría los 130 MHz que se tienen disponibles actualmente, pero la reducción en espectro disponible podría estar acompañada de un participante menos si es que América Móvil ya no demuestra interés por considerar que lo obtenido en la banda 2.5 GHz es suficiente”, añadió Jesús Romo, de Telconomia.

En la misma línea opina Víctor Pavón, de Oxford Competition Economics, pero en un escenario en que ya se contemple la existencia de la Red Compartida: “El lanzamiento de ese proyecto, en la medida que resulte exitoso, elimina una restricción técnica para la adquisición directa de más espectro por parte de los distintos operadores, toda vez que podrán hacer uso indirecto del espectro de la banda de 700 MHz. La operación exitosa de la Red Compartida podría reducir la demanda directa de espectro, por lo que su sola operación generaría un equilibrio donde una distribución asimétrica del espectro sea, competitivamente, menos riesgosa”.

Escrito por: susana, el: 2016-12-15 12:42:00 | Volver
     Comentarios:

Los precios, especificaciones e imágenes están sujetas a cambio sin previo aviso. Los precios del catálogo sirven de referencia para el usuario, por lo tanto antes de hacer su orden de compra solicite a su ejecutivo de cuenta la cotización correspondiente. Prohibida su reproducción parcial o total del contenido de este sitio sin previa autorización por escrito de Fibremex S.A. de C.V.